¿Quién soy?

Mi nombre es Bea, y he querido ser maestra desde que tenía sólo seis añitos. Ese era mi mayor sueño, y afortunadamente se vio cumplido con apenas 20 años, cuando terminé la carrera de Magisterio de Educación Primaria. Ese año aproveché y con una beca me fui a Perú durante tres meses, de prácticas a una escuela de Lima. Aquel viaje me cambió mucho, para bien, por supuesto, y aprendí un montón de cosas de mí que antes no conocía, a la vez que me ayudó a potenciar tantas otras. Gracias a mi tutora Milagros aprendí que debía disfrutar al máximo de los pequeños placeres que nos ofrece a diario la vida...

Con todo, el año pasado decidí que quería algo más y quise seguir estudiando. Ahora soy maestra de educación primaria y de audición y lenguaje. Mi nuevo sueño es ser tutora de un grupo de niños de educación primaria, y trabajar como maestra de AL.

De maestra a bloggera

Empecé mis andaduras bloggeras allá por el año 2006, de la mano de otra cuenta de google que se acabó perdiendo en el tiempo. Por aquel entonces, sólo tenía blogs personales y otros que dedicaba a otra de mis aficiones preferidas: la lectura.

Poquito a poco, con el tiempo, me di cuenta de que me empezaban a interesar otras cosas, en concreto, la cocina. De pronto me volvía loca mirando recetas aquí y allá y me daba por querer probar todo lo que veía, y decidí que, ya que me gustaba tanto el tema de los blogs, podría crear uno en el que publicaría las recetas que utilizáramos en casa, para así tener un recetario familiar en red, con la esperanza de poder conservarlo mucho tiempo y de poder compartir mis pocos conocimientos culinarios con todos vosotros.

Así fue como un día nació mi anterior blog de cocina, que intentaría ser simplemente un blog recopilatorio de recetas sin más pretensiones que la de existir. Sin embargo, un buen día se lo comenté a mi hermana Laura, de Cocinar es ponerse, y como ella siempre había sido una cocinitas a la que le encantaba experimentar y usarnos como conejillos de indias, se apuntó a la idea, y empezó a publicar también sus recetas en el blog.

Con el tiempo nos dimos cuenta de que ella prefería llegar a más gente, mientras que a mí me obsesionaba encontrar un diseño que me enamorara, sin importar cuánto tardase. Entre tanto, con el ajetreo del último año de carrera, abandoné el blog, mientras mi hermana seguía publicando, y cada vez quería más, hasta que un día decidimos separar los blogs, de modo que ella comenzó con su blog y pudo ir avanzando sin que yo le frenara por el tema del diseño.

Mientras, aquel viejo blog se sumió en un profundo letargo que duró prácticamente un año. Después de esto, decidí dar un giro total a mi creación y... de esta manera nació El festín de los sentidos.

0 comentarios :

Publicar un comentario